Aula Betania

Comunidad de MadridmapitaBetania Psicología está autorizado como Centro Sanitario
en la Comunidad de Madrid con nº de registro: CS11902

 

Dirección: c/ Ginzo de Limia 7, bajo 4
28029 Madrid
Teléfono: 91 732 00 30
E‐mail: info@betaniapsicologia.com

El Acoso Laboral o Mobbing

Stress im JobEl incremento de la violencia en los centros de trabajo parece ser una realidad frecuente (el 17% de los trabajadores ha sido objeto de algún comportamiento violento en lugar de trabajo), pero a menudo ignorada. Muchas veces no se entiende, otras veces no se aborda porque resulta “molesta”, optando por la solución “fácil”: apartar a las personas que resultan conflictivas en el ambiente de trabajo.

Es necesario tomar conciencia de que el acoso laboral o mobbing es una realidad manifiesta en el mundo laboral que es necesario prevenir. Para ello, es conveniente tener en cuenta que la diferencia entre el mobbing y un conflicto interpersonal, no reside tanto en el tipo o el modo en cómo se producen las conductas problemáticas, sino que fundamentalmente se trata de una cuestión de frecuencia, de duración e intencionalidad en las conductas hostiles. Todos hemos podido tener momentos de tensión con algún compañero o jefe y no necesariamente se trataría de una situación de acoso laboral. A continuación trataremos de indicar cuáles son las características de lo que se considera el mobbing propiamente dicho.

En primer lugar, es importante resaltar que el acoso moral se manifiesta sobre todo en ambientes de trabajo donde reinan la desorganización y la incompetencia, en estructuras bajo el mando de personas con poca capacidad de dirección, inseguras y con escasos conocimientos o donde se practican métodos de trabajos antojadizos.

El término mobbing fue introducido por Leymann en 1984:

“situación de terror psicológico en el trabajo que implica una comunicación hostil y amoral, dirigida de manera sistemática por una o varias personas, casi siempre contra otra persona que se siente acorralada en una posición débil y a la defensiva”

Por su parte, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) se refiere al mobbing como:

“una situación en la que una persona o grupo de personas ejerce una violencia psicológica extrema de forma sistemática y recurrente -como media una vez por semana -durante un periodo prolongado de tiempo- al menos durante 6 meses- sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona acabe abandonando el lugar de trabajo.”

El Observatorio Permanente de Riesgos Psicosociales del sindicato UGT (2008), encontró que un 26% de los 4000 trabajadores que encuestaron se encontraban en entornos laborales con riesgo alto de exposición a conductas de acoso psicológico. Así, la mayoría de las agresiones a las que se ven sometidos los trabajadores son verbales e indirectas más que físicas y directas. Y es esta elevada frecuencia lo que convierte a la violencia psicológica en un hecho igual o incluso más grave que la violencia física.

Los aspectos fundamentales que caracterizan el mobbing son:

  • El maltrato de palabra u obra o ambos a la vez.

  • Se dirige contra un trabajador, subordinado, o compañero de trabajo incluido un superior jerárquico. No obstante, normalmente se da un uso extralimitado del poder de dirección (relación asimétrica). El acosadorostenta una posición de superioridad o liderazgo, no porque necesariamente la víctima sea su subordinado, sino porque él tenga más antigüedad o relaciones de influencia o amistad con los superiores, etc. Además suele tener un poder importante de manipulación sobre personas y grupos. Los acosadores, aunque se presenten como autoritarios, en el fondo son personas inseguras y cobardes y profesionalmente mediocres. Por el contrario, la víctima, suele ser un profesional competente, incluso más eficaz que los otros miembros de su equipo, con habilidades sociales, empatía y un comportamiento ético; es percibido por los demás como un obstáculo, una amenaza para su prestigio o posibilidades de ascenso; y no suelen ser personas débiles; su capacidad de resistirse contra el autoritarismo, de no dejarse manipular es lo que les señala como blanco.

  • Es de carácter continuado y deliberado.

  • Trata de desestabilizar a un trabajador y destruirlo psicológicamente (hay una intencionalidad).

  • Lleva implícito el ánimo de provocar malestar, humillación y hostilidad.

  • Puede llegar a actos de violencia física (desperfectos en sus pertenencias, ponerla en situaciones de riesgo físico en su trabajo, agresiones físicas, etc.) o psíquica (humillarla, insultarla, amenazar, aislarla, desacreditarla en su trabajo, menospreciarla frente a sus compañeros, otras veces ignorarla, etc.) en extremo.

  • El trabajador puede haber tenido hasta ese momento un excelente rendimiento.

  • Puede ser difícil demostrar los hechos para realizar la denuncia.

  • La finalidad última es que el trabajador renuncie a su trabajo.

acoso laboralTodos estos hechos que caracterizan el acoso laboral pueden causar en la víctima trastornos físicos asociados al estrés (problemas musculares, digestivos, trastornos del sueño, etc.) así como problemas psicológicos de diversa índole (vergüenza, baja autoestima, miedo, inseguridad, impotencia, sentimientos de culpa, reacciones agresivas, depresión y ansiedad).

Por todo ello, el mobbing es un problema grave que en la medida en que podamos debemos intentar prevenir mediante hábitos saludables -alimentación, ejercicio, sueño, etc.- que previenen el estrés, pensamientos positivos y confianza en uno mismo, entrenar habilidades asertivas y contar con una buena red de apoyo socialen la familia, amigos y compañeros. No obstante, queremos ofreceros algunas pautas en caso de sentir que somos víctimas de acoso laboral:

  • Registrar o escribir las situaciones de acoso anotando las fechas, horarios, lugares y posibles testimonios, incluyendo aquellas personas que no han presenciado pero si han tenido conocimiento de los hechos.

  • Conservar cualquier objeto que le envíe el acosador: cartas, correos electrónicos, regalos, registro de llamadas telefónicas, etc.

  • Hablar del problema con sus compañeros de trabajo y personas más cercanas, puede ser útil.

  • Averiguar si el acosador está acosando o ha acosado a otras personas.

  • Es conveniente que, si puede, le comunique por escrito, que su comportamiento es inapropiado y que no está dispuesto a aceptarlo. Informe del acoso al jefe inmediatamente superior, director de personal o director general.

  • Buscar apoyo médico y/o psicológico si se precisa, así como asesoramiento legal.

  • Denunciar a la Inspección de trabajo si es necesario.

  • Decidir si se continua o no en la empresa.

     

Imagen tomada de: http://empleospetroleros.org/2012/12/05/el-mobbing-o-acoso-laboral/

Sobre Laura Bermejo

Licenciada en Psicología y Diploma de Estudios Avanzados en la Universidad P. Comillas de Madrid. Pirmer Premio Nacional de Licenciatura (2003) y profesora colaboradora en la Universidad P. Comillas de Madrid. Experta en estrés docente e implicación laboral en profesores, cuenta con varias publicaciones sobre el tema en revistas científicas de reconocido prestigio, y ha participado como ponente en numerosas reuniones científicas nacionales e internacionales. Ha impartido numerosas conferencias y cursos sobre el estrés docente y sus pautas de prevención e intervención. Es psicóloga del Centro de Día DIEM (Deficiencia y Enfermedad Mental) de la Fundación Carmen Pardo Valcarce.